¿Busca entrenamiento Lean en Español?

En Gemba Academy le brindamos una videoteca completa especializada en cursos como Introducción a Lean, las 5S, los 7 desperdicios, el Mapa de la Cadena de Valor y más.

Vea nuestros videos de introducción ¡de forma gratuita!

Escuela Lean

Una historia de Gemba, sorprendentemente simple

By Ana Cruz • July 26, 2019

Artículo escrito por: Jon Miller
Traducción y adaptación: Ana Cruz

Read this article in English HERE!

Recientemente, durante un taller, un cliente me pidió que compartiera algunas historias inspiradoras de transformación Lean. Fue una petición improvisada por lo que hice lo mejor que pude, pero no lo logré. En retrospectiva, creo que hay una diferencia entre las historias sobre Lean que inspiran a las personas que recién están comenzando o que no están muy convencidas, y las historias que inspiran y transmiten energía el trabajo de un maestro o profesional de Lean. La lección para mi fue tener lista una historia inspiradora para una variedad de audiencias, y contarles cómo Lean ayudó a personas a crecer y a organizaciones a transformarse.

Pensando en mi carrera y los momentos memorables que me han acompañado, estas historias parecen tener ciertas cosas en común: simplicidad, sorpresa y gemba.

Y aquí está una de esas historias. Cuando estaba comenzando como consultor, trabajando en una compañía de 50 personas, después de una serie de pequeños éxitos en los departamentos de envío, ensamblaje de componentes electrónicos control de calidad, ventas e ingeniería, finalmente llegó el momento de bajar al área de neumática. Estos hombres manejaban las partes más pesadas, tenían la mayor fuerza y la mayor experiencia, hacían un gran trabajo en condiciones difíciles y estaban orgullosos de ello. A diferencia del piso de producción más nuevo, mejor iluminado y más grande en el piso de arriba, el equipo de neumática realizaba trabajos personalizados y de bajo volumen, a menudo enfrentando a ingenieros cuyos trabajos exigían lo imposible. Este equipo recibía el menor apoyo de la gerencia porque los productos de arriba eran el futuro, y el equipo de abajo era muy competente. La mentalidad con respecto al departamento de neumática era: "no tenemos grandes problemas, por ello hagamos Lean en el piso de arriba". Y el equipo administrativo estuvo de acuerdo con esto, pero yo no.

Si alguna área requería que un consultor se acercara con respeto, humildad y una persistencia discreta, era precisamente la de neumática. Tenían un espíritu de "siempre hemos hecho más con menos", lo que era perfecto para un startup, pero parecía "menos de lo que se requiere para hacer el trabajo sin una carga excesiva" ante mis ojos. Hicimos algunas pequeñas mejoras aquí y allá. Colocamos herramientas y suministros en el punto de uso, duplicamos algunos artículos necesarios que habían sido demasiado frugales o demasiado orgullosos para pedir, construyeron accesorios, rediseñaron su área de trabajo y establecieron un programa de entrenamiento cruzado. Apreciaron que les dieran el tiempo y el poder para trabajar en las mejoras. Pero se mantuvieron profundamente escépticos sobre el flujo y el jalón de una pieza.

Después de algunos meses de compromiso, esta área es la única parte de la compañía que se comprometió a trabajar en lotes. Un día les pregunté: "¿qué se interpone en tu camino para probar el flujo de una pieza?" y me enteré de que había un dispositivo de prueba. pero la empresa solo tenía uno, era caro y fue compartido con el equipo de producción de arriba. Cuando necesitaban usarlo, acumulaban un lote de productos terminados para probar y subían las escaleras para pedirlo prestado.

"¿Qué pasaría si pudiéramos obtener un dispositivo para su área?" Insistí, ¿hay algo más que que te impida probar el flujo de una pieza?". eso me parece ridículo, se burlaron. Nunca nos comprarán nuestro propio dispositivo.

"¿Por qué no le preguntamos al departamento de ensamblaje de arriba si podemos pedirlo prestado por un tiempo para probar el concepto de flujo de una pieza?", pero hicieron muecas más dudosas.

Finalmente, uno de los líderes del equipo dio un paso adelante, "Claro voy a preguntar".

Mientras esperábamos, uno de los mecánicos superiores me dijo que era inútil, que no había manera de que movieran ese dispositivo, y en cualquier caso, tenemos ya las cosas marcadas que van a bajar aquí, créeme.

Nuestro mensajero regresó unos minutos después haciendo rodar el dispositivo en un carrito, con una expresión extraña en su rostro, "dijeron que nunca lo usan, que podemos quedarnos con el dispositivo". Todos quedaron aturdidos, hubo un largo silencio. La gente debe haber estado pensando "¿por qué nunca preguntamos antes? y ¿qué nos hizo pensar que no podíamos obtener la herramienta que necesitábamos", o tal vez incluso, "bueno, esto es vergonzoso".

El líder del equipo clocó el dispositivo en el punto en blanco en la línea de flujo, mientras los demás estuvieron de acuerdo, dijo: "probemos esto".

Era una simple cuestión de preguntar: ¿qué pasaría sí...?" "¿qué se necesitaría para producir una pieza a a vez? ¿qué herramientas, materiales, suministros, diseños y habilidades necesitaríamos para hacer esto? Su equipo había ido recogiendo estas cosas poco a poco. Estaban estancados en el tema de el dispositivo, en este caso, obtener el suyo era cuestión de simplemente preguntar si podían pedirlo prestado. Debido a los cambios de diseño y al lanzamiento de nuevos modelos, el equipo de arriba ya no uso este dispositivo, y esta fue una maravillosa sorpresa, pero es muy frecuente cuando uno comienza en el camino de la mejora continua, cuando no vamos a "ver" y preguntar nosotros mismos por qué. Los procesos se deterioran, las suposiciones se vuelven inválidas, recuerden, las cosas cambian.

La lección de esta historia es que nuestra percepción de la realidad a menudo difiere de la realidades el gemba, y que por la simple acción de ir a ver, a menudo podemos encontrar soluciones sorprendentes para nuestros problemas.

¿Cuál es tu historia de gemba?