Lean Thinking y el modelo del queso suizo

By Ana Cruz • November 20, 2020

Swiss cheese jkk lean

Artículo escrito por: Jon Miller

Traducción y adaptación: Ana Cruz

Read this article in English HERE!

Esta pandemia ha traído muchos términos y conceptos nuevos a la conciencia popular. Estamos trabajando para aplanar la curva. Las políticas ahora establecen que algunas empresas y empleos son esenciales. Somos conscientes de los peligros de la transmisión asintomática. El "modelo del queso suizo" es uno de esos términos. Para aquellos de nosotros preocupados por brindar buenos resultados en los procesos, así como una transformación organizacional más amplia, vale la pena enfrentarlo.

¿Qué es el modelo del queso suizo?

El psicólogo británico James Reason acuñó el término para describir cómo lidiar con los peligros de fallas de sistemas complejos con componentes humanos, tecnológicos y naturales que interactúan. La idea es que debido a que no podemos esperar que ninguna capa única de protección sea perfecta, necesitamos múltiples capas de prevención y controles.

El profesor Reason explica: "en un mundo ideal, cada capa defensiva estaría intacta. En realidad, sin embargo, son más como rebanadas de queso suizo, con muchos agujeros... La presencia de agujeros en cualquier "rebanada" normalmente no causa un mal resultado. Por lo general, esto puede suceder solo cuando los agujeros en muchas capas... se alinean... provocando que los peligros entren en contacto dañino con las víctimas".

Cada rebanada de queso, o capa de protección, reduce el riesgo hasta cierto punto. Cuando se apilan dos rebanadas de queso, sus orificios pueden o no alinearse. Del mismo modo, cualquier error puede pasar por dos capas de controles. Sin embargo, a medida que la pila de rebanadas de queso crece, es menos probable que sus agujeros se alineen. De ello se deduce lógicamente que a medida que tengamos más capas de protección para un proceso o sistema, menos problemas de cambio pasarán por la contención.

Queso suizo y el pilar de calidad de Lean

Hacer un trabajo de calidad defectuosos es un peligro común a nivel de proceso. Cuando creamos un defecto, en el mejor de los casos, es necesario detenerse para hacer un retroceso. En el peor de los casos, el defecto no se detecta y su daño se multiplica con el tiempo. la forma tradicional de inspeccionar la calidad en un proceso es como perforar un agujero en un bloque de queso. la inspección final debe ser lo suficientemente completa como para detectar defectos antes de que el producto sea entregado al cliente.

En contraste, a depender principalmente de la inspección final, el enfoque Lean consiste en incorporar calidad en cada proceso. Esto no elimina la inspección final, sino que pone la responsabilidad de la calidad en manos de cada persona y paso del proceso. La responsabilidad individual se combina con la autoridad para detener el trabajo y pedir ayuda cuando las personas encuentran condiciones anormales.

Esto a menudo se expresa como judoka, o el pilar de calidad del sistema Lean. Un elemento importante de esto es algo que se conoce como JKK o "inspección de proceso propio". En esencia, es una forma sistemática de crear procesos que permitan a las personas aceptar solo la buena calidad, seguir los pasos que hacen que la calidad sea buena y transmitir solo la buena calidad a sus clientes. Cuando las personas se apropian de estas tres capas depuesto, las operaciones Lean brindad resultados de calidad sólidos.

Queso suizo, reuniones de nivel y auditorías por capas

También podemos ver los efectos del queso suizo a nivel de los sistemas de gestión Lean. En contextos Lean, la gestión diaria se estructura en torno a una serie de revisiones de estado superpuestas. Estos comienzan con breves reuniones diarias a nivel de equipo (nivel 1) y se reflejan en cada nivel de la organización por encima de él, con la cadencia adecuada. El nivel 2 monitorear los resultados del nivel 1 y, a su vez, es monitorizado por el nivel 3. Cuando un problema se escapa o eleva más allá de una sola capa de queso, hay varias capas para detectarlo.

Los sistemas de gestión Lean unen prácticas como revisiones de estrategia, auditorías kamishibai, rutinas de trabajo estándar para líderes y caminatas en el gemba junto con las reuniones de nivel. Esto crea un sistema de comprobaciones, ciclos de retroalimentación y salvaguardias multiples, estilo el queso suizo.

¿La hoja de ruta del Lean Journey del queso suizo?

Independientemente del desafío al que nos enfrentamos, es reconfortante tener una hoja de ruta a seguir. ¿Se ha intentado esto antes? ¿Cómo han sobrevivido otros a crisis similares? ¿Qué se debe y qué no se debe hacer ¿Existen mejores prácticas?

Con casi treinta años de empresas occidentales estudiando, adaptando y practicando la gestión Lean, deberíamos tener algunos modelos de implementación probados. Y, sin embargo, muchas organizaciones luchan o fracasan con enfoques de talla única. En reacción, algunos argumentan que "Lean es aprender", y argumentan también que la experimentación extensiva es la única forma. Esto es más lento. A menudo resulta en reinventar la rueda, redescubrir atajos bien conocidos o en ...

Mi opinión es que el éxito de Lean se basa menos en el grosor, el número o la secuencia de los cortes. El éxito de Lean se basa más en dar agencia y autoridad a las personas y equipos para que coloquen y alineen los huecos. Cuando todos toman posesión de su propia rebanada, el modelo de queso suizo funciona.

Cortar, apilar y proteger

El punto del enfoque del queso suizo es que es mejor proceder con múltiples salvaguardias en lugar de depositar nuestras esperanzas en una sola. Mientras sigamos la ciencia, adoptemos las mejores prácticas y tomemos decisiones basadas en datos, la combinación específica de experimentos puede no importar tanto. Como regla general, parece que cuanto más complejo es el sistema que intentamos gestionar o el problema que intentamos controlar, más capas de queso suizo necesitamos.