¿Busca entrenamiento Lean en Español?

En Gemba Academy le brindamos una videoteca completa especializada en cursos como Introducción a Lean, las 5S, los 7 desperdicios, el Mapa de la Cadena de Valor y más.

Vea nuestros videos de introducción ¡de forma gratuita!

Escuela Lean

Pequeñas mejoras en lugar de propósitos para el nuevo año

By Ana Cruz • January 3, 2019

Artículo escrito por: Steve Kane

Traducción y adaptación: Ana Cruz

Read this article in English HERE!

Comenzamos un nuevo año, momento en el que nos vienen a la mente grandes ideas sobre cómo mejorar nuestras vidas. Pero todos sabemos que los propósitos de año nuevo típicamente son olvidados para el Día de San Valentín. Querer hacer mucho, una resolución muy grande, es una montaña demasiado grande para escalarla.

No plantear un propósito

Plantearnos Propósitos para hacer un cambio en nuestro estilo de vida no es un gran problema. Es un momento de definición, ya sea que el propósito sea comer mejor, hacer más ejercicio, establecer y alcanzar objetivos profesionales, o cualquier otra cosa que nos propongamos hacer. Mantener ese propósito hace que uno tenga éxito. Renunciar al propósito hace que uno se desanime o fracase, lo que a menudo se acompaña de culpa y decepción. Y no hay necesidad de pasar por esto.

Concentrate en los aportes en lugar de los resultados

Los propósitos de año nuevo, típicamente se relacionan con tareas para un de estilo de vida. Nos hemos adaptado a los hábitos que nos gustan, o al menos, implican el mínimo de esfuerzo o inconveniencia posible. La comodidad y la conveniencia a menudo conducen a resultados indeseables como una mala condición física, aumento de peso, desorganización o peleas en el trabajo y otras decepciones.

En lugar de un propósito para lograr un resultado o efecto, experimenten con cambiar un hábito o aporte. Considere el resultado deseado como la dirección general o la meta a largo plazo. Considere pequeños hitos en el camino para alcanzar la meta a largo plazo. Estas serían cosas que podría lograr en los próximos días o la próxima semana o dos. Y manténganlo pequeño.

¿Qué le impide llegar a donde quiere llegar?

En lugar de pensar en lo que se necesita hacer para lograr el primer hito, en lugar de ello considere las cosas que pueden evitar a que lo logre. ¿Qué se está interponiendo en su camino?

Considere la meta de perder 20 libras para el Día de los Caídos (Memorial Day). Sabemos que esto es una cuestión de dieta y ejercicios (aportes). En lugar de establecer un hito de perder 5 libras para el 1 de febrero, considere establecer un hito para cambiar un aporte o conducta, tal vez algo como reducir la cantidad de azúcar refinada que consume a la mitad antes del 15 de enero.

Obstáculos mejor que Contramedidas

Escriba una lista de todos los obstáculos que podrían impedirle alcanzar su hito. En nuestro ejemplo, la lista podría verse así.

  1. Me gustan los dulces
  2. Me gusta azúcar en mi café
  3. El cereal de desayuno es más conveniente que la preparación de alimentos saludables
  4. Mi familia come postre después de la cena
  5. Bebo dos refrescos azucarados por día
  6. La comida azucarada es fácil de encontrar y conveniente
  7. Mis hijos y yo comemos panqueques con almíbar todos los sábados por la mañana
  8. Los alimentos envasados normalmente tienen azúcar agregada
  9. No sé cuánta azúcar consumo

Ahora, elija solo uno de los elementos de la lista y enfréntelo. Supere un solo obstáculo a la vez, y realmente no importa cuál de ellos elija primero. Pero si tiene dificultad para escoger, ataque el más sencillo primero ¡Vaya por la victoria rápida!

Para este ejemplo, diremos que el primer obstáculo a abordar es el consumo de refrescos. Así que reemplazaremos un refresco con un vaso de agua el día de hoy. No nos preocuparemos por los otros obstáculos, enfoquémonos solo en este.

Una vez que el obstáculo haya sido superado, pase al siguiente. Repita este proceso hasta que no haya más obstáculos para alcanzar el hito o meta. Una vez que se ha alcanzado dicha meta, establezca uno nuevo. Recuerde mantenerlo pequeño, y mantenerlo simple.

Proceso en lugar de Resultados

Al seguir este método, nos concentramos en el proceso y no en los resultados. Estamos poniendo nuestra atención en las aportaciones, en las entradas fundamentales que sabemos que generarán los resultados. No ganaríamos un partido de futbol si nos centramos en el marcador. Lo haríamos siendo mejores en el manejo del balón, estudiando la defensa, pasado, bloqueando, corriendo, etc. Haz estas cosas bien, y los resultados vendrán solos.