Cómo tratar la "psicosis Lean"

By Ana Cruz • October 19, 2018

Artículo escrito por: Kevin Meyer
Traducción y adaptación: Ana Cruz

Read this article in English HERE!

El tratamiento de las personas con enfermedades mentales graves, a menudo implica el encerrarlos en instalaciones grandes e impersonales, o dejar que pasen unos cuantos días en unidades de hospitales especializados, tal vez seguido de una rápida disminución del funcionamiento de sus facultades, y que a veces trae como resultado, el terminar en las calles como vagabundos. Cuando se sufren trastornos psicóticos es muy común experimentar alucinaciones y escuchar voces. Y tenemos que decir que en nuestro país contamos con un sistema poco eficiente con el mínimo respeto y compasión por el paciente, y no ha cambiado durante muchos siglos. El único cambio real es que ahora los pacientes están bajo altas dosis de medicamento, lo que a menudo dificulta aun más la recuperación. Muchos psiquiatras incluso no creen que una recuperación completa de trastornos psicóticos graves sea posible.

Mi esposa es terapeuta en una pequeña organización sin fines de lucro que opera instalaciones para personas con enfermedades mentales graves, que generalmente incluyen trastornos psicóticos. Su enfoque es radicalmente diferente, con "miembros de la comunidad" (no "pacientes") que viven en un hogar normal, en una cuidad pequeña, recibiendo apoyo de tiempo completo con un "compañero de habitación" capacitado y terapeutas que pasan varias horas seguidas con ellos. Su propósito es ayudar a estas personas a ser autosuficientes, mediante la comprensión de su problema, el confrontarlo y superarlos, mientras viven en sociedad. No es una terapia tradicional, sino mas bien estar con ellos como compañeros de apoyo. La persona es tratada por igual y respetada en la medida en que se incluye en todas las reuniones de tratamiento.

El programa es muy costoso y no está cubierto por ningún seguro médico, y debido al regimen altamente respetuoso e individualizado, es difícil de escalar. Pero también es muy eficaz, con resultados duraderos.

Para entender mejor los conceptos detrás del programa, mi esposa está leyendo uno de los textos de la fundación Recovering Sanity de Edward Podvoll. Y como siempre me ha gustado explorar y aprender de diferentes cosas, pensé en leer el material. El autor cuenta varias historias de personas que han podido recuperarse por completo de trastornos psicóticos graves, al volverse consientes de sí mismos y enfrentar la psicosis por sí mismos.

Una de esas personas fue John Perceval, quien era un noble inglés a principios del siglo XIX. Comenzó a escuchar voces, después comenzó a responderles y, en consecuencia, se institucionalizo en un asilo por varios años. Ahí adentro pasa por un ciclo de escuchar primero las voces, responder y ser guiado por ellas, y luego ser lo suficientemente consiente como para dudar de las voces. Esas dudas crean momentos de calidad que les permiten enfrentar a los "espíritus y demonios", y luego de mucho trabajo duro e introspección, finalmente pueden recuperarse por completo. Pero el sistema no cree que la recuperación sea posible, por lo que se necesitan varios años más antes de su liberación.

Tras su puesta en libertad, demandó al asilo, a varios médicos e incluso a su madre por mala práctica. Perceval publica las notas detalladas que mantuvo (y escondió) mientras estaba institucionalizado, lo que llevó a la conciencia pública a poner atención al problema. Así continuó y fundó un grupo de defensa del paciente que tuvo mucho éxito en cambiar las leyes inglesas para apoyar, respetar y mostrar compasión por los pacientes. Esto incluía exigir una revisión judicial antes de ingresarlos, condiciones mejoradas dentro de los hospitales, regímenes de tratamiento que incluyen el uso de hogares y mantener a las familias y especialmente a los niños juntos, y modelos de atención estandarizados respaldados por resultados y ciencia, no por temor social y paranoia.

Esto sucedió a mediados del siglo XIX, en Inglaterra. Y se estaba construyendo a partir de cambios similares que ya habían sucedido en Francia un par de décadas antes. Qué poco ha cambiado desde entonces, y tal vez, incluso hemos retrocedido.

El concepto central que impulsa la organización donde trabaja mi esposa es el rechazo de la "mentalidad de asilo". La mentalidad de asilo es el método tradicional de ejercer poder sobre los demás, en este caso el "poder terapéutico" que conduce a la "agresión terapéutica" que puede frustrar el proceso de recuperación. En cambio, el paciente, el miembro de la comunidad, es respetado como un igual, y recibe apoyo mientras enfrenta activamente la psicosis. Es un proceso mucho más largo, pero mucho más sostenible a medida que la persona aprende cómo tomar acciones correctivas individuales cuando ocurren las recaídas. También existe el reconocimiento y la aceptación de que la recuperación no es lineal. Los contratiempos deben esperarse y aprender de ellos.

En cierto modo, eso es análogo a una transformación Lean (y realmente no me gusta este término, ya que es en realidad un viaje). Los que son más sólidos y sostenibles llevan mucho tiempo, pero la organización entiende los conceptos subyacentes. No se trata solamente de un conjunto de herramientas que se pueden utilizar en un problema, tal vez por un consultor externo, sino un verdadero entendimiento de por qué se está haciendo. ¿Cuál es el problema o la oportunidad, y cuál es la herramienta adecuada para esa circunstancia específica? ¿Cuál es el próximo experimento que se está ejecutando dentro de un marco científico de resolución de problemas PDCA? Es el poder del entendimiento propio frente a simplemente que se les diga que hacer.

Esa no es la única analogía. La otra tiene que ver con la observación, que es crítica tanto para la recuperación de la psicosis como para una transformación Lean. Consideren lo que Podvall, e indirectamente Perceval dice en el libro Recovering Sanity.

El asilo conserva lo que se llama "observación no recíproca". Uno se observa sin la capacidad de observarse correctamente. El estado mental de uno -errores, torpeza y transgresiones- es catalogado, diagnosticado y estudiado; mientras que las propias observaciones se mantienen en sospecha y duda y se llaman insensibles, resistencia, arrogancia, transferencia y cosas similares. Un examen por el demente de sus condiciones, incluido el estado mental y las intenciones terapéuticas de todos sus cuidadores, está más o enos prohibido. Es una situación destinada a evocar la paranoia.

Entonces, cuando un líder va al Gemba y observa el proceso, ¿es recíproco o no recíproco? ¿solo el líder está observando o hay otros involucrados? ¿por qué lentes o filtros esta limitado el observador? ¿Está involucrado el paciente, la gente que trabaja en el Gemba? ¿Se les escucha, se les respeta y se les muestra empatía y compasión? ¿Se les enseña a observar, aprender, poseer y enfrentar y solucionar los problemas?

Apoyar, respetar y alentar al paciente a observar, comprender y tomar medidas para enfrentar los problemas es lo que hace que el cambio sea efectivo y sostenible.