Lección Lean aprendida después de manejar en el lado izquierdo de la carretera

By Ana Cruz • September 28, 2018

Artículo escrito por: Ron Pereira
Traducción y adaptación: Ana Cruz

Read this article in english HERE!

Mi carrera profesional me brindó la oportunidad de viajar por el mundo. He explorado la selva amazónica, me olvide por completo de mi ropa dentro de un sauna en Finlandia ya que apenas podía respirar, y he recorrido muchas partes del Reino Unido y Asia.

Pero, hasta hace unas semanas, había algo que nunca había hecho en el extranjero... conducir por el lado izquierdo de la carretera. Pero nos llegó el día, ya que mi esposa y yo tuvimos que viajar desde Belfast a la ciudad de Limavady en Irlanda del Norte, donde fuimos a grabar un episodio de Gemba Academy Live con nuestros amigos de Seating Matters. Les contaremos más sobre esto en otro artículo.

En preparación para el gran día, leí algunos artículos sobre cómo reaccionar antes las glorietas y carreteras con retornos (manténganse a la izquierda). También hice mi mejor esfuerzo para visualizar cómo sería el conducir en el lado izquierdo de la carretera mientras estoy sentado en el lado derecho del automóvil.

Unnamed

Tiempo de irnos

Después de unos días de taxis y recorridos en autobús por Dublín y Belfast, llegó el gran día. En otras palabras, el tiempo de investigación y pensamiento había terminado. Era tiempo de irnos.

Llegamos al lugar de renta de autos, y nos dijeron que los únicos automóviles que tenían disponibles  eran de transmisión manual. Por lo tanto, no solo tenía que conducir desde el lado derecho del automóvil en el carril izquierdo de la carretera... ¡ahora tenía que conducir un automóvil estándar! No estaba preparado para esto, así que le supliqué al hombre que por favor buscara un automóvil con transmisión automática. Afortunadamente, después de unos minutos de "investigación", el buen hombre descubrió repentinamente que tenían un pequeño Ford Focus con transmisión automática. ¡Uff me sentí mucho mejor!

Después, un hombre me dio un brazalete amarillo que decía, "conduzca por la izquierda". Al principio me reí entre dientes porque creía que estaba bromeando. Él no se rió. Me dijo, con su grueso acento irlandés, que me pusiera el brazalete en mi muñeca izquierda. Me aguante y me lo puse. Luego nos dijo cómo tomar nuestro camino a la carretera principal con un énfasis particularmente fuerte al decir que teníamos que mantenernos en el carril izquierdo tan pronto como saliéramos del estacionamiento.

¡Manténganse a la izquierda!

Pusimos nuestras maletas en la cajuela y me fui a la puerta derecha del auto, abrí mi GPS en mi teléfono y abroché mi cinturón de seguridad. Luego cerré los ojos, hice una pequeña oración y encendí el auto. En ese momento, comencé canturreando las frases que me dijo "manténganse a la izquierda... manténganse a la izquierda... manténganse a la izquierda".

El agente de renta de autos tenía razón, salir del estacionamiento fue difícil, esforzarme por mantenerme en el lado izquierdo de la carretera ha sido una de las cosas más difíciles que me han pedido hacer. He estado manejando en el carril derecho de la carretera por más de 29 años. Conducir en el carril derecho es lo que sé. No tengo ni que pensar, es decir, mi camino de "manejar en el carril derecho de la carretera" está tan desarrollado que soy a lo que llamaría inconscientemente competente.

Esa mañana en particular en el centro de Belfast, inmediatamente me metí en el mundo de la incompetencia consciente en el momento en que puse el auto en marcha. Mi corazón se acelero, mis manos estaban pegadas al volante, y estaba extremadamente concentrado en mantenerme con vida. Lo digo en serio, no quería chocar y morir.

Después de unos minutos logramos escapar de la locura del centro de Belfast y nos dirigimos a la carretera principal, donde, una vez más, me quedé a la izquierda. Ignorando cuál era el límite de velocidad, decidí quedarme en el carril derecho de la autopista de dos carriles, así las buenas personas tratando rebasarme podrían pasarme sin dificultad. Después de unos minutos, mi esposa me explicó: "Cariño, creo que un hombre me acaba de decir que se supone que debemos estar en el carril izquierdo si vamos así de despacio". Efectivamente, ¡tenía razón! ¡se supone que el tráfico lento se queda a la izquierda en lugar de la derecha¡ ¿quién lo sabía? ¡Yo no!

Aún con vida

Unas horas después, llegamos a Limavady. Y ¡aún seguimos vivos! Ahora, no les diré que fue un camino fácil y sin ansiedad. Mi esposa siguió gritándome que me quedará más hacia el centro, y le respondí "¡No puedo, o vamos a morir!" Pero, lo logramos.

Después de registrarme en el hotel y calmar mis nervios tenía que reunirme con la gente de Seating Matters para prepararme para las grabaciones del siguiente día. Mi esposa se iba a reunir con algunos amigos que conocemos en el área para poder dar un tour, así que me quede solo para manejar hacia la fábrica, que estaba a tan solo 10 minutos.

Algo extraño sucedió en esa segunda manejada. Ya no estaba tan nervioso mientras conducía, continué cantando en silencio " quédate en la izquierda... quédate en la izquierda...", y esta vez no fue tan difícil.

Tiempo de reflexión

Unos días después llegó la hora de volver a Belfast y puedo decirles que fue mucho más agradable. Tenía mucha más confianza en lo que estaba haciendo y, aunque todavía quedaba un poquito de ansiedad... especialmente en el centro de Belfast debido a sus intersecciones, "interesante", y cómo debería decir, volvimos al lugar de renta de autos a entregar el coche sanos y salvos.

Y debido a que el último viaje de regreso a Belfast fue más relajarte, pude reflexionar sobre toda la experiencia de conducir. Seguí pensando en Destin y su famoso experimento de bicicletas al revés Luego me di cuenta de que acababa de hacer un ejercicio similar cuando desarrollé las nuevas vías neuronales "conduzca en el carril izquierdo ".

Lección Lean

También comparé esta anécdota con mi experiencia con Toyota Kata, y les explicaré.

Primero, aunque nunca había conducido en el carril izquierdo de la carretera, sentándome en el asiento derecho del automóvil, aún así tenía mucha experiencia manejando un automóvil. Entonces, aunque era muy diferente, no era totalmente extraño. Así es como comparo la práctica de Toyota Kata, o el proceso de Pensamiento Científico en general. La mayoría de los pensadores Lean han realizado actividades similares, pero la especialidad de Mejora y Entrenamiento Kata es diferente y definitivamente nos lleva algo de tiempo acostumbrarnos. Incluso, he escuchado a pensadores Lean experimentados comentar que al principio se sienten raros, pero una vez que entran en la rutina, se vuelve tan natural como respirar.

En segundo lugar, ese pequeño brazalete amarillo "conduzca por la izquierda" fue extremadamente útil. Pude sentirlo en mi piel y también pude verlo. Esto sirvió como un recordatorio constante de qué hacer, ¡quedarme a la izquierda! Yo lo comparo con la tarjeta física de "cinco preguntas" que usamos durante las sesiones de entrenamiento de TK. Cuando se aprende por primera vez, se nos dice que leamos la tarjeta. Las tarjetas de mano también se usan cuando se practican instrucciones de trabajo TWI, relaciones laborales y métodos de trabajo.

Y en tercer lugar, la mejor manera de aprender algo es practicar deliberadamente. Sí, la investigación que hice antes de mi viaje definitivamente me ayudó y me alegra el haberlo hecho. Pero el verdadero aprendizaje ocurrió una vez que me senté al volante de ese auto. Lo mismo sucede con Toyota Kata, o cualquier aspecto de la vida. Tenemos que salir de nuestra zona de confort para aprender realmente. Jugar a lo seguro y nunca aventurarse fuera de nuestro umbral de conocimiento es la forma más segura de llevar una vida de mediocridad.

De hecho, mi esposa y yo ya estamos hablando de nuestro próximo viaje al extranjero y de cómo es más probable que alquilemos un automóvil en lugar de usar taxis y autobuses turísticos.

¿Alguna vez han tenido que conducir en el otro lado de la carretera? Si es así, ¿cómo les fue?