Basura... ¡Ni lo piensen!

Por Ana Cruz • April 27, 2018

Artículo escrito por: Kevin Meyer

Traducción y adaptación: Ana Cruz

Hoy es el día en que se recoge la basura en mi vecindario, y como la mayoría de la gente en California y probablemente en todo EUA, nuestra basura esta cuidadosamente clasificada en contenedores:

Verde: desechos de jardín

Azul: basura reciclada

Gris: basura que no se puede reciclar

De hecho, algunos recibimos hace un año un cuarto contenedor para desperdicios de comida, el cuál simplemente ponemos dentro del contenedor grande color verde.

Somos un condado muy consciente respecto a la basura. De hecho en el año 1982 nos convertimos en uno de los primeros condados en prohibir los restaurantes de comida rápida con ventanilla para ordenar, y de esa manera ahorrar en gasolina y reducir la contaminación del aire debido a los vehículos en marcha por largos periodos de tiempo. Luego, en 1990 nos convertimos en los primeros en prohibir fumar en todas las áreas públicas y en el 2012 pudimos prohibir el uso de bolsas de plástico, seguido por la votación  en todo California donde las prohibieron en noviembre pasado. ¿Regulación de excesos, un poco exagerado? Quizás, ¿pero saben qué?  fue sorprendente lo rápido que fue, literalmente, un par de semanas: las carreteras se volvieron notablemente más limpias, sin bolsas volando en el aire ni mucho menos, tiradas en las orillas.  Nos acostumbramos fácilmente a llevar una bolsa reusable cuando vamos a hacer nuestras compras o simplemente llevar contenedores cuando compramos comida. 

Regresando al tema de los botes de basura. En nuestro caso, reciclamos bastante, así que decidimos solo usar el contenedor gris mediano y un contenedor azul grande. A principio de este año mi esposa y yo, sin hijos, comíamos fuera constantemente. Y notamos que nuestros vecinos de al lado quienes si tienen niños, tenían el contenedor gris de tamaño pequeño y un contenedor azul tamaño mediano, ¿cómo lo lograron? ¿cómo podían desechar mucho menos basura que nosotros? Y comenzamos a poner más atención a lo que poníamos en ambos notes de basura.

Amazon Prime se convirtió en un culpable inmediato. Nos hemos acostumbrado a ordenar prácticamente todo en Amazon, con entregas casi a diario... cada una en una caja de cartón y por lo regular bastante grande. Obedientemente las doblo para reciclarlas, pero aún así llenan el contenedor bastante rápido, donde además echamos contenedores de plástico, periódicos y más ¡qué desperdicio!

Así que ahora hemos empezado a considerar hacer compras locales, especialmente en lugares donde ya tienen los productos desempacados. Hablando de periódicos, revistas y correo basura, recientemente cancelé mis periódicos y revistas impresos y ahora leo todo en mi iPad. Lo hice durante años con el Wall Street Journal cada mañana, por o que el cambio no fue difícil. Mis facturas son todas de forma electrónica también. ¿Correo basura? eso ha sido más difícil, he tenido suerte con la aplicación PaperKarma la cual toma una foto de la etiqueta de dirección en el correo basura y trata de eliminarlo de la lista de correo de esa empresa o agencia. Esto me ha funcionado para los catálogos y otras cosas, pero los folletos generales y cupones siguen siendo un problema. Sin embargo, hemos mejorado.

Nuestro análisis mostró que otra fuente de basura que se puede reciclar y no lo hacíamos, eran los contenedores de alimentos. Así que en los restaurantes comenzamos a ordenar menos porciones de comida para que no tuviéramos que pedirla para llevar. También compramos más alimentos de nuestros mercados locales donde podíamos además llevar nuestra bolsa reusable. También hemos trabajado muy duro en comprar productos frescos , sin contenedores y de agricultores locales en lugar de llenar la canasta de despensa con latas y contenedores que eventualmente tendremos que tirar.

Hay mucho más, pero hemos podido reducir sibgnitivamente nuestros residuos de la semana y nos estamos acercando a no sentirnos avergonzados con nuestros vecinos. Lo frustrante es que con la reducción de basura que hemos hecho, también hemos encontrado otros problemas inesperados. Tal y como nuestra analogía de al reducir nuestros niveles de agua (inventario), comienzan a exponerse otras rocas (problemas sin resolver).

Quizás Lean por si mismo sea la misma analogía. Si realmente están comprometidos, pronto aprenderán a reconocer el desperdicio, el valor y las oportunidades de mejora donde sea que estén: en el trabajo o inclusive en su hogar. Puede convertirse fácilmente en una obsesión. Lo que con la basura, reducirla fue un desafío, que me hizo cosquillas en mi obsesión por no parar. Una búsqueda rápida los ayudara a encontrar foros comunitarios (grupos de apoyo) de personas con un enfoque similar.

Una vez que observan y analizan se dan cuenta y pueden comprender. Una vez que comprenden, pueden comenzar a resolver el problema. Una vez que resuelven el primer problema, a menudo se presenta otro problema u oportunidad de mejora más profunda. Este es el proceso de mejora, con basura o con cualquier otra cosa.

Kevin Trash Can