Por qué podo mi propio jardín

Por Ana Cruz • February 2, 2018

Hay cosas que debemos hacer nosotros mismos y otras por las que debemos pagar a otras persona para que las haga.

Parece que, para muchas personas no hay ninguna duda sobre la categoría en la que podar el césped debería estar. Esta es la razón por la que las compañías de servicio de mantenimiento de césped son abundantes en casi todas las comunidades. Reconozcámoslo, hay muchas otras cosas que la mayoría de nosotros preferiríamos hacer antes de encender la podadora durante nuestro tiempo libre.

Si mi objetivo fuera cortar mi césped, creo que contrataría un servicio de jardinería para realizar este mantenimiento. Un césped bien cuidado es solo uno de los beneficios al cortarlo, y es el único beneficio por el que contrataríamos una compañía, para que lo hagan por nosotros. Estas compañías  son buenas en lo que hacen: cortan el pasto, limpian y se van. Pero muchos de ellos no hacen algo que es realmente importante.

La única vez que camino por mi jardín es mientras estoy empujando la máquina corta césped. De lo contrario, simplemente disfruto de mi césped observándolo desde la terraza o mi ventana. En mi casa anterior tenía una empresa de mantenimiento de jardines que se ocupada de todo el mantenimiento. El acuerdo fue que ellos se encargarían de todo para que mi jardín estuviera perfecto. La mayor parte del tiempo hicieron eso. Desafortunadamente la realidad económica de este tipo de compañías es los proveedores darán el nivel de servicio más bajo que el cliente aceptará. Tomarse el tiempo para inspeccionar y ajustar los sistemas de riego, controlar de cerca las plantas y los árboles, fertilización, cortar las hierbas, etc. cuesta más dinero. Y aquí es cuando mi relación con dicha compañía comenzó a sufrir.

Le pagué a otra persona

Después de mudarme a esta casa, noté que el agua fluía a través de la banqueta hacia la calle. Le mencioné esto al equipo de jardinería y ajustaron el sistema de riego para reducir la cantidad de tiempo que el agua tenia que estar en uso. Después de dicho ajuste, aún había mucha agua corriendo por la entrada de la casa. Una vez más, hable con la compañía sobre el problema. Tenía la idea de que era su problema encontrar la causa raíz del problema y eliminarlo, a pesar de que el dueño de la casa era yo.

El problema continuó

El problema continuó durante meses, pero la compañía no sabía por qué. Tenían una cantidad de tiempo límite para invertir en resolver mi problema, todos los martes antes de tener que comenzar a cortar el césped del próximo cliente. Finalmente, decidí que arreglaría el problema yo mismo.

Un sábado por la mañana después de que los rociadores de agua se habían apagado, tracé el flujo del agua desde el jardín hasta un punto debajo de algunos arbustos. No había un rociador cerca. Tomé una pala de la cochera y comencé a hacer un hoyo en la tierra. Al cavar por aproximadamente un pie de profundidad, encontré una tubería de riego rota. Después de un viaje rápido a la tienda de mejoras del hogar, cambié el tubo y los rociadores volvieron a funcionar.

Tomar responsabilidad es una forma de pensar

Aproximadamente un mes después de la reparación, mi factura de agua indicaba que estuvo saliendo más agua de la tubería rota que a través de los rociadores. Pude haber resuelto este problema meses antes, pero insistí en que era responsabilidad de otra persona. El precio del agua en California no es barato. ¿Cuánto dinero me costó mi actitud?

Cuando mi esposa y yo llegamos a nuestra nueva cada, decidí que me haría cargo de mi propio césped. Es mucho más fácil dejar que alguien más lo haga, especialmente en los días cálidos y húmedos de verano en Michigan.  El resultado no sería el mismo. Aunque solo necesite cortar el césped, también querré saber si hay algún problema que deba resolver. Es muy difícil saber si el pasto esta recibiendo demasiada agua hasta que caminas sobre el y tus zapatos pisen lodo cuando estas usando la máquina cortadora.  También es bueno saber que el césped, el jardín y otras areas exteriores estén en buena condición. Detalles que debería averiguar por mi mismo en lugar de esperar a que alguien más lo haga por mi.

Podría pagarle a otra persona para que lo haga, pero ¿por qué hacerlo?

Si voy a tomarle el tiempo para caminar por el césped, inspeccionar la hierba y los jardines, revisar las llaves y tuberías, buscar nidos de avispas, ajustar el sistema de riego, cortar algunas hierbas malas aquí y allá, podría de una vez cortar el pasto ¿no creen?

Hacer estas cosas yo mismo me crea un cierto sentimiento de orgullo de propiedad, lo que a la vez me hace querer realizar un mejor trabajo en mi jardín. Al final, tengo menos problemas, menos costos y un césped más agradable.

Este es el pensamiento detrás del TPM (Mantenimiento Productivo Total).