La razón de preguntar ¿Por qué?

Por Ana Cruz • August 4, 2017

Artículo escrito por: Jon Miller

Traducción: Ana Cruz

El corazón de Lean es resolver problemas, disminuir las variaciones, superar obstáculos, mejorar las cosas. La diferencia entre las organizaciones que tienen éxito a largo plazo con Lean y las que no, puede medirse acorde a qué tan bien pueden resolver sus problemas. Es decir, ¿qué tan pronto logran identificar y asumir sus problemas? ¿qué tan fácil pueden enseñar a otras personas dentro de la organización el método de resolución de problemas? ¿qué tan comprometida está la organización con el desarrollo e involucramiento de todos los miembros para solucionar problemas? Cuando parece que todo va bien o que no hay problemas, ¿qué hacen los líderes?

Como tendencia histórica, durante los últimos cien años, hemos disfrutado del progreso tecnológico y de muchas mejoras en la calidad de vida. Bastantes buenos resultados, logrados de manera acelerada y derrochadora. Pero como grupo de personas, los seres humanos somos aún muy malos en la resolución de problemas. Hemos logrado que los recursos de la tierra excedan en nuestra capacidad de desperdiciarlos, pero no podemos contar con ese excedente para siempre.

¿Por qué las organizaciones siguen siendo tan malas en la resolución de problemas? Durante mucho tiempo me ha fascinado este tema. Existe algo sobre como reunir gente y lograr que sean desde lo más inteligente posible, hasta lo más absurdo, desde los más fuertes hasta los más débiles o lo más poderoso en conjunto. Los equipos pueden lograr cosas inimaginables. La burocracia existe para ser perpetuas, para echarle la culpa a alguien más, no necesariamente para lograr objetivos o metas más grandes o para impulsar a la gente. Creo que Lean funciona cuando la gente se compromete a maximizar la efectividad individual y en equipo a través de los pilares de la Mejora Continua y el respeto por las personas. Y hay una palabra que une a estos dos pilares, esta palabra es "Por qué".

Por qué

Los seres humanos nos topamos con el "por qué" desde muy temprano. Los niños pequeños utilizan la pregunta por qué para formar su comprensión del mundo que los rodea. Como adolescentes y jóvenes usamos el "por qué" en nuestra lucha por independencia, autonomía e identidad. Como adultos maduros nos encontramos que al hacer esta pregunta, comenzamos a tambalear el orden de lo que ya hemos establecido y eso nos da un poco de miedo. Esta es la razón por las que los que comienzan a estudiar Lean tienen como parte de su trabajo con esta metodología volver a cuestionarse y usar más el "por qué".

El pensamiento Lean nos invita a preguntarnos "Por qué" cinco veces para entender la situación y desarrollar posibles soluciones. Pero es importante mencionar que debemos ser persistentes y que cinco no es un número mágico, ya que cinco es casi nunca suficiente para poder llegar a las causas raíz del problema. Pero hay otro punto importante por mencionar, debemos comprender claramente nuestro propósito de preguntar ¿Por qué?

¿Por qué necesitamos ser claros acerca de nuestro propósito de preguntar por  qué?

Porque hay dos tipos de preguntas representadas por la palabra "Por qué" y cada una tiene un propósito diferente. 

1.- ¿Por qué necesitamos ser claros en nuestro propósito de preguntar por qué?

A veces preguntamos ¿Por qué? con un significado de "cómo", es de cir ¿cómo es posible? o ¿cómo llegó a pasar esta situación? Esta es una pregunta narrativa del proceso. Las respuestas implicarán medios, mecanismos racionales, pasos, fenómenos, objetivos, cosas que conducen a otras cosas.

La pregunta ¿Cómo es posible? aplicada al propósito, no tiene sentido. El propósito implica la intención humana, el motivo, el significado asignado.

Por otro lado, podemos responder, ¿Cómo es que las plantas crecen en dirección al sol? basado en la ciencia de la biología.

2.- ¿Qué necesitamos para ser claros sobre por qué preguntar "por qué"?

Cuando preguntamos "¿Por qué?" para querer decir "Para qué", el deseo es conocer la intención, el motivo o el significado humano detrás de la acción. Es una cuestión narrativa personal. Las respuestas a menudo son subjetivas, y pueden no ser racionales.

El "¿Por qué?" la pregunta se aplica al propósito. Podemos expresar respuestas como opiniones como por ejemplo "Por qué si no está claro por qué estamos preguntando 'por qué' la gente puede ofender, responder a la pregunta equivocada, obstaculizara la resolución de problemas ... " o crear condiciones de confusión.

¿Para qué sirven las preguntas '¿Para qué?' ? Para entender la mente de los demás. ¿Por qué preguntamos "¿cómo es posible?" ? Para entender el funcionamiento del mundo que nos rodea. Creo que esta es una importante distinción en el corazón de Lean para que sea implementado de manera exitosa como parte de la mejora continua y respeto por las personas.

Y tal vez ustedes no tienen ningún problema resolviendo problemas, encontrando las causas raíz o contestando a sus preguntas de 'por qué' y 'para qué', pero sin duda sus oyentes o con quienes ustedes se comuniquen les lanzarán unos cuantos "¿Por qué?

¡Hasta la próxima!

Si te gusto este artículo ayudamos a compartirlo y síguenos en nuestras redes sociales dando clic en los siguientes enlaces:

Twitter

Facebook

Linkedin

Youtube